Rabia me captura…

Rabia me aporta muchas satisfacciones. La primera es poder hacer la historia de un personaje muy querido por mí desde que lo creé junto a mi difunto amigo Gregorio Mata en los primerizos años noventa. Su carácter y su grafismo me atrapan. Considero que es el mejor diseño que he realizado hasta la fecha. Cuando lo dibujé por primera vez jamás se me pasó por la cabeza que llegaría a lugar en el que me encuentro. Hay veces que me frustro porque me resulta difícil llegar a donde quiero llegar con la historia. Para mí es mucho más sencillo dibujar un guión ajeno que uno propio. Bueno, realmente no es cierto. Al ser yo mi propio guionista me exijo bastante menos que si tengo que plasmar las ideas de otra persona, pero es la parte literaria la que me está costando más. Hay veces que me atranco y no sé por dónde tirar. Sobre todo porque no quiero cometer incongruencias argumentales como un George Lucas de la vida. Sin embargo, ahí estamos. La historia sigue creciendo y todo se va aclarando poco a poco. ¿El futuro? Lo ignoro por completo. Quiero seguir contando las aventuras de Rabia, pero también tengo otro proyecto aparcado que espero que podáis ver pronto en esta web.

 

Rabia #5 – Debilidad…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *