El Coleccionista VII

Una de las víctimas del café…

Continuando con el relato de mi vida friki, hoy quiero hablaros de alguien muy querido por mí. Mi primo Antonio (sí, somos muchos Antonios en la familia). Es un tío genial, cosa que me demuestra cada vez que nos vemos, y además es el otro miembro de nuestra familia al que considero igual que yo: 100% friki. Me gusta pensar que semejante circunstancia es debida en gran medida a mi existencia. Me hace sentir bien. Mi primo es bastante más joven que yo. Le llevo quince años de diferencia, sin embargo, lejos de lo que pueda parecer, eso no ha sido nunca ningún handicap para que permanezcamos unidos. Supongo que por el hecho de que yo nunca me he sentido mayor. Ser friki también tiene esa ventaja. Sólo a un especimen de semejante doctrina social puede ir por la calle con más de cuarenta años con una camiseta de Superman y no sentirse ni ridículo, ni intimidado (y me estoy refiriendo a mí, que conste…).

Mis tíos poseen una bonita casa en Coca de la Piñera en la que yo he pasado muchos buenos e inolvidables momentos. Antes de nacer Antonio, mis hermanos y yo pasábamos mucho tiempo con mis otros primos, los hermanos de Antonio porque nuestras madres trabajaban juntas. Eso tuvo como consecuencia dos cosas. Una buena y otra mala. La buena es que nos criamos casi como hermanos y eso hizo germinar en mis primos la semilla friki que yo albergaba en mi interior y que luego ellos inculcaron en su hermano pequeño. Seguramente no sea así la cuestión, pero me gustas pensar que sí. La mala es que el hermano mayor de Antonio, mi primo Dani, y yo estábamos enamorados los dos de la misma chica (otra prima nuestra) y eso hizo que entre nosotros dos siempre hubiese un odio visceral de pequeños, que afortunadamente desapareció en el momento en el que nos hicimos adultos y se transformó en mucho cariño y respeto. En casa de mis tíos fue donde por primera vez vi una revista porno, que ignoro a quién pertenecía, pero que me dejó clavado en la silla cuando con nueve o diez años vi por primera vez una imagen de un coito. Er… sólo quería poner un ejemplo…

No sé si fue antes de nacer mi primo o poco tiempo después, ocurrió algo catastrófico. Un sábado por la mañana mi hermano Carlos y yo estábamos en la cama leyendo comics. Concretamente nos encontrábamos releyendo la etapa de John Byrne de Los 4 Fantásticos (no sé si recordaréis que fueron los comics con los que empecé mi colección). Allí estábamos los dos, con un montón de comics en la mesita de noche. Carlos dormía encima de mi cama en su litera, pero aquel día no estaba Mario (mi otro hermano), no recuerdo por qué, y se había bajado a su cama para leer y charlar conmigo. Cuando llevábamos un buen rato, mi santa madre entró en la habitación para traernos el desayuno, que no recuerdo que era, pero supongo que algún dulce y, de esto sí me acuerdo, CAFÉ. Todo en una bandeja perfectamente colocado. Llegado a este punto mis recuerdos son confusos. Es como si de repente mi mente quisiera olvidar

aquel lastimoso momento de mi vida. No me acuerdo si fue mi madre, si fui yo o si fue mi hermano, pero de lo que sí estoy seguro es de que en algún momento del continuum espacio tiempo de aquella fatídica mañana, la ley de la gravedad se cumplió a rajatabla y un vaso repleto de café hasta las trancas, por alguna causa que mi cerebro se ha esforzado al máximo por olvidar, fue a parar al lote de comics de Los 4 Fantásticos que había encima de la mesita de noche.

Os estaréis preguntando qué narices tiene esto que ver con mi primo, pero tranquilos, sigo contando. Tras la hecatombe y una vez limpiado todo cuidadosamente, fui a ver mi montón de tebeos con café con leche que no había querido ni mirar hasta aquel momento. Me imaginaba sus inmaculadas páginas, que ya no eran tan inmaculadas, teñidas de un sucio color marrón que me haría llorar a mares. Sin embargo, fue aún peor… No tuve en cuenta el azúcar. Cuando se secó, los comics se encontraban pegados unos a otros y al intentar despegarlos se destrozaron la mayoría. Estaba desolado. Había jodido parte de mi colección por gilipollas. Afortunadamente, mi amigo Jesús me salvó la vida. Por aquel entonces él ya se había hecho con gran parte de la misma colección y me dijo que si yo la quería me la vendía. Y es ahí donde entra mi primo Dani. Inexplicablemente, accedió a quedarse con mis defenestrados tebeos y me los pagó y con lo que saqué y algo más que puse yo, pude comprar los comics de Jesús. Imagino que por ahí empezaría años más tarde la pasión que mi primo Antonio tiene por los comics igual que yo. Pero ya seguiré hablando de él próximamente.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *